¿Cómo abrir una sucursal de una sociedad extranjera en Italia?

A diferencia de la constitución de una empresa italiana, una sucursal no es una entidad legal separada, sino una “rama” extranjera de la empresa matriz. Las sucursales no gozan, por sí mismas, de autonomía de organización y toma de decisiones. A efectos fiscales, las sucursales se consideran como establecimientos permanentes y por lo tanto están sujetas a tributación en Italia.

El establecimiento de una sucursal permite a la empresa operar en Italia con una estructura más ágil y rentable respecto a una filial independiente (es decir, una empresa italiana).

La apertura de una sucursal en Italia requiere:

  • Registrar la sucursal ante el Registro Mercantil italiano (sección de sucursales de empresas extranjeras).
  • Nombrar un representante de la sucursal cuyo nombre aparecerá en el Registro Mercantil italiano (el representante de la sucursal no necesita ser un residente italiano y puede ser el mismo consejero de la empresa extranjera).
  • Disponer de una dirección en Italia (en caso de no disponer de una oficina en Italia, podemos proporcionar una dirección virtual).
  • Obtener un número de IVA italiano.

 

¿Cuál es el procedimiento para abrir una sucursal en Italia?

La apertura de una sucursal deberá ser autorizada por una decisión especial del órgano de decisión de la empresa que sea competente de acuerdo con la legislación del lugar de constitución.

En lo que respecta a la legislación italiana, dicha decisión deberá:
  • Autorizar la apertura de una sucursal e indicar una dirección en Italia.
  • Nombrar a un representante de la sucursal y especificar los poderes otorgados a dicho representante.

 

Deberá otorgarse en Italia y ante un notario italiano una escritura de establecimiento de sucursal. Sin embargo, el proceso completo puede llevarse a cabo de forma no presencial apoderando a nuestra firma. En tal caso, el poder deberá ser protocolizado y apostillado (o protocolizado y legalizado ante un consulado o embajada italiana local, si el país en el que se ejecuta el poder no es miembro del Convenio de la Haya).

¿Cuáles son los documentos necesarios para abrir una sucursal?

Para abrir una sucursal en Italia, deberá aportarnos los siguientes documentos:
  • Un certificado de constitución y un memorándum y los estatutos de la empresa que tenga intención de abrir una sucursal en Italia, incluyendo el nombre de los consejeros y accionistas.
  • Copia de la decisión de los consejeros que autorizó la apertura de una sucursal en Italia.

Dichos documentos deberán ser protocolizados y apostillados conforme al Convenio de la Haya de 5 de octubre de 1961 (o protocolizados y legalizados ante un consulado o embajada italiana local, si el país en el que se ejecuta el poder no es un miembro del Convenio de la Haya) y traducidos al italiano en una traducción jurada otorgada ante un notario italiano.

 

¿Está sujeta una sucursal al impuesto sobre sociedades en Italia?

Sí, a efectos fiscales, las sucursales se consideran como establecimientos permanentes y por lo tanto deben tributar en Italia.

 

¿Qué trámites periódicos tiene que efectuar una sucursal ante el Registro Mercantil italiano?

De conformidad con el artículo 2508 del Código Civil italiano y las disposiciones de la Undécima Directiva de la UE sobre Derecho de Sociedades, una sucursal está sujeta a los mismos requisitos de información corporativa ante el Registro Mercantil aplicables a las empresas italianas, incluyendo, entre otros, la presentación de:

  • Cuentas anuales
  • Cualquier cambio en el accionariado o en los consejeros de la sociedad
  • Cualquier otra cambio corporativo significativo (p. ej. cambio de domicilio social, etc.).

 

Contacte con nosotros para más información sobre la apertura de una sucursal en Italia.


© 2020 Italian Company Formations
Sito realizzato da hitframe.com
vers. 1.0.1