Servicios de contabilidad y servicios fiscales

La contabilidad y la fiscalidad son siempre las áreas que más tiempo consumen en la gestión de empresas. Nuestro equipo de expertos contables, fiscalistas y administradores ofrece un servicio de contabilidad y fiscalidad para empresas que le libera de la carga de los trámites administrativos.

Requisitos Generales

Cada empresa italiana está obligada por ley a mantener registros contables que permitan identificar todas las operaciones financieras llevadas a cabo por la sociedad. Además, cada empresa italiana debe presentar las cuentas de la compañía en el Registro Mercantil (Registro delle Imprese) a más tardar a los 4 meses del final de su ejercicio contable anual.

Mientras que las cuentas completas de la empresa que requiere la Ley de Sociedades deben ser preparadas por el/los Consejero(s) de la empresa y aprobadas por los socios durante una Junta General, una empresa calificada como pequeña o mediana empresa (tal y como se define en el artículo 2435-bis del Código Civil italiano) puede presentar cuentas anuales “abreviadas” ante el Registro Mercantil (Registro delle Imprese), limitando así la cantidad de información que consta en el registro público.

Se considera automáticamente que una empresa reúne los requisitos para presentar cuentas abreviadas, salvo en caso que exceda durante dos ejercicios contables consecutivos al menos dos de los siguientes umbrales:

  • sus activos netos excedan los 2.000.000,00 Euros;
  • su volumen de negocios exceda los 2.000.000,00 Euros;
  • cuente con al menos 10 empleados.

Las cuentas deben ser acompañas de las notas explicativas de los estados financieros (nota integrativa), que es una declaración del (los) Consejero(s), explicando los números que figuran en las cuentas y, si la empresa es auditada, por un informe elaborado por los auditores.

Requisitos de Auditoría

Las sociedades limitadas italianas (società a responsabilità limitata), que no reúnan los requisitos para presentar cuentas abreviadas, o que deban presentar cuentas consolidadas, o que sean parte de un grupo que supera el límite, deberán nombrar a un auditor interno. Las sociedades anónimas italianas (società por azioni), con independencia de si sus acciones cotizan en una bolsa de valores, deberán nombrar una junta interna de auditores compuesta por al menos 3 miembros, uno de los cuales debe estar registrado en el Registro de Auditores italiano.

Asimismo, las empresas que están obligadas a presentar cuentas consolidadas también deberán nombrar a un auditor externo.

La auditoría es obligatoria para:

  • Sociedades anónimas (S.p.A.); y
  • Sociedades limitadas (S.r.l.) que superen al menos dos de los siguientes umbrales durante 2 años consecutivos: (a) tener un importe total de sus activos de 4.400.000,00 Euros; (b) generar ingresos por ventas y servicios de 8.800.000,00 Euros; o (c) emplear una media de 50 empleados durante año, o en caso de que la S.r.l. controle una empresa sujeta a auditoría legal.
  • Todas las empresas que consoliden cuentas.
  • Empresas cotizadas.
  • Bancos, empresas de corretaje, sociedades gestoras de fondos, instituciones financieras reguladas.

En Italia, una auditoría puede ser llevada a cabo por el Colegio de Auditores (“Collegio Sindacale”) que puede encargarse tanto de la supervisión del cumplimiento legal y de los estatutos como de la auditoría legal de los estados financieros.

Sin embargo, esas dos tareas también pueden ser divididas y asignadas a dos órganos diferentes: la supervisión puede asignarse al Collegio Sindacale y la auditoría de los estados financieros (incluyendo los controles trimestrales de las cuentas) puede asignarse a una empresa de auditoría o a un auditor.

La separación de estas dos tareas es obligatoria para sociedades cotizadas y empresas obligadas a presentar estados financieros consolidados.

Contacte con nosotros para más información sobre contabilidad y fiscalidad en Italia.


© 2020 Italian Company Formations
Sito realizzato da hitframe.com
vers. 1.0.1